La Administración de Biden Anula la Prohibición de Visas de Inmigrantes

El 24 de febrero de 2021, el presidente Joe Biden rescindió la prohibición de visas de inmigrante implementada por la Administración Trump el 22 de abril de 2020 debido a la pandemia de COVID-19. Puede encontrar una copia de la nueva proclamación aquí. La proclamación original firmada por el expresidente Donald Trump inicialmente expiraba después de 60 días, pero finalmente se extendió hasta el 31 de marzo de 2021, antes de la recesión del presidente Biden.

El expresidente Donald Trump firmó la proclamación original, argumentando que los inmigrantes eran un riesgo para el mercado laboral estadounidense en medio de la pandemia de COVID-19. El presidente Biden, sin embargo, cree que “cerrar la puerta a los inmigrantes legales ‘no promueve los intereses de los Estados Unidos.’” La proclamación original impidió que cientos de miles de inmigrantes se reunieran con sus ciudadanos estadounidenses y familiares residentes legales permanentes en los Estados Unidos.

Según Associated Press, “hasta 120.000 visas de preferencia basadas en familias se perdieron en gran parte debido a la congelación relacionada con la pandemia en el año presupuestario 2020.” La principal excepción a la proclamación incluyó a los cónyuges e hijos (menores de 21 años) de ciudadanos estadounidenses. La proclamación también prohibía la entrada de personas con visas de diversidad, así como la mayoría de las visas basadas en empleo.

Los abogados y defensores de la inmigración aplaudieron esta medida actual de la Administración Biden, que sigue a la recesión de la Prohibición Musulmana a principios de este año. Sin embargo, la Administración Biden aún tiene que abordar la prohibición actual de visas de no inmigrantes.

Desde el inicio de su campaña, el presidente Biden ha esbozado una ambiciosa agenda de inmigración, que con suerte revertirá el daño causado por la anterior Administración Trump. Si bien el presidente Biden ha firmado muchas órdenes ejecutivas relacionadas con la inmigración, todavía queda un largo camino por recorrer. La solución a largo plazo para reformar el actual sistema de inmigración requerirá legislación. Los defensores de los inmigrantes tienen la esperanza de que la Administración Biden pueda lograr un cambio muy necesario dentro de la ley de inmigración durante los próximos cuatro años.

La Administración de Biden Anuncia Actualización sobre Protocolos de Protección al Migrante

El 11 de febrero de 2021, la Administración Biden anunció el comienzo de su plan para permitir que decenas de miles de solicitantes de asilo que se encuentran actualmente en México ingresen a Estados Unidos. Aproximadamente 25,000 solicitantes de asilo han estado esperando sus audiencias de inmigración en México debido a los Protocolos de Protección al Migrante (MPP) establecidos por la administración Trump. También conocida como la política de “Permanecer en México,” el MPP se introdujo en enero de 2019, obligando a los solicitantes de asilo que llegaban a la frontera sur a vivir en ciudades fronterizas peligrosas mientras sus solicitudes de asilo seguían pendientes.

El primero de decenas de miles de solicitantes de asilo podrán ingresar a los Estados Unidos a partir del 19 de febrero de 2021. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) espera procesar a 300 personas en dos cruces fronterizos separados cada uno por día. La Administración de Biden no ha nombrado las ubicaciones de estos cruces fronterizos para evitar que los inmigrantes se apresuren a llegar a estos lugares.

El nuevo plan de Biden tiene como objetivo deshacer la política de Trump que vio a casi 70,000 solicitantes de asilo inscritos en el programa MPP. Este programa fue diseñado para disuadir a los solicitantes de asilo a los Estados Unidos, uno de los principales enfoques de la Administración Trump. Según Associated Press, “la política también expuso a las personas a la violencia en las ciudades fronterizas mexicanas y les hizo extremadamente difícil encontrar abogados y comunicarse con los tribunales sobre sus casos.”

Debido a la pandemia de COVID-19, las audiencias para los solicitantes de asilo que permanecen en México han sido suspendidas desde junio de 2020. Los solicitantes de asilo serán examinados para detectar COVID-19 antes de ingresar a los Estados Unidos. Desafortunadamente, este nuevo plan no incluye alivio para los solicitantes de asilo cuyos casos ya fueron desestimados o denegados. Los defensores de la inmigración instan a la Administración de Biden a abordar este problema, ya que muchos casos fueron denegados debido a problemas de comunicación que hicieron que perdieran sus audiencias.

En general, este anuncio de la Administración Biden es un paso positivo que garantizará el debido proceso para más solicitantes de asilo y la capacidad de que sus casos se escuchen adecuadamente. Desde su toma de posesión, el presidente Biden ha seguido cumpliendo su promesa de comenzar a reformar el sistema de inmigración y deshacer el daño causado por la Administración Trump en los últimos cuatro años.

 

El Presidente Biden Firma Órdenes Ejecutivas de Inmigración

El 2 de febrero de 2021, el Presidente Joe Biden firmó varias órdenes ejecutivas destinadas a revertir las duras políticas de inmigración implementadas por la Administración de Trump. Una orden establece el Grupo de Trabajo de Reunificación Familiar, que intentará reunir a padres e hijos que fueron separados en la frontera bajo la política de tolerancia cero de Trump. Una segunda orden establece un plan para examinar la migración a los Estados Unidos y el proceso de asilo. La tercera orden ordena a varias secretarías de los Estados Unidos a revisar numerosas políticas de inmigración desarrolladas por la Administración de Trump, incluida el reglamento de carga pública, la proclamación del seguro médico y el aumento de las tarifas de trámite de inmigración.

Las tres órdenes ejecutivas descritas anteriormente tienen como objetivo mejorar el sistema de inmigración de EE. UU., que fue un gran objetivo de la Administración de Trump. El desarrollo de un Grupo de Trabajo de Reunificación Familiar permitirá a la Administración de Biden la oportunidad de reunir a aproximadamente 600 niños con sus padres después de haber sido separados en la frontera. El Presidente Biden ha calificado a estas separaciones como una “falla moral.”

La segunda orden firmada por el presidente Biden pide una evaluación del sistema de inmigración y revisará el programa de menores centroamericanos, que comenzó con el Presidente Obama. La Administración de Trump terminó este programa en 2017, lo que permitió que los niños de ciertas regiones se reunieran con sus familias en los Estados Unidos. La orden también exige la revisión de la política de Trump de “Permanecer en México.” Esta política ha dejado a decenas de miles de solicitantes de asilo de Centroamérica varados en el norte de México mientras esperan audiencias de inmigración.

La tercera orden del Presidente Biden ordena a varias secretarias que revisen las pautas implementadas bajo la Administración Trump “para determinar si están en línea con el deseo del gobierno de promover la ‘integración e inclusión.”” Esto incluirá la revisión del  reglamento de carga pública, que permitió denegación de visas y residencia permanente legal para solicitantes que se determinó que probablemente dependerían de los beneficios del gobierno.

En general, las recientes órdenes ejecutivas firmadas por el Presidente Biden son un cambio bienvenido de las devastadoras políticas de inmigración establecidas por la Administración de Trump. Aunque el cambio puede llevar tiempo, los inmigrantes y los defensores tienen la esperanza de una reforma positiva en el futuro.

 

 

Actualizaciones de Inmigración de la Administración de Biden

La orden de restricción fue solicitada por el Fiscal General de Texas, Ken Paxton, quien luego de la decisión del tribunal, declaró, “Felicito al Tribunal por dar prioridad a la ley y la seguridad de nuestros ciudadanos, y continuaré defendiendo a Texas contra las acciones ilegales e inconstitucionales del Presidente Biden y su administración.”

La orden emitida por el Tribunal de Distrito permanecerá en vigor mientras se examine una orden judicial preliminar más amplia. El Juez Federal Drew B. Tipton, designado por Trump, dictaminó que la suspensión de la deportación “violaría una disposición del estatuto de inmigración, así como otra ley que requiere que las agencias proporcionen una explicación racional de sus decisiones en sus procedimientos.”  Se espera una decisión sobre la concesión de la orden de restricción en las próximas semanas.

Además de la pausa en las deportaciones, el Presidente Biden anuló la “Prohibición Musulmana,” implementada por la Administración Trump. La prohibición se emitió el 27 de enero de 2017, prohibiendo la entrada a Estados Unidos a ciudadanos de siete países predominantemente musulmanes. La proclamación del presidente Biden de poner fin a esta prohibición permitirá la reunificación de miles de familias que han estado separadas durante varios años.

Además de la recisión de la prohibición musulmana durante su primer día en el cargo, el Presidente Biden emitió otra proclamación, deteniendo la construcción del muro fronterizo entre EE. UU.  y México y ordenó una revisión de su financiamiento. Según el Washington Post, la Administración de Biden puede ahorrar 2.6 mil millones de dólares deteniendo la construcción del muro.

En general, se anticipan más órdenes ejecutivas de la Administración de Biden en las próximas semanas. Tanto los inmigrantes como sus defensores tienen la esperanza de que la nueva administración traiga consigo una reforma positiva en todo el país.

La Administración de Biden Detendrá Ciertas Deportaciones por 100 Días

El 20 de enero de 2021, Joseph R. Biden juró como el 46th presidente de los Estados Unidos. Desde su inauguración, el presidente Biden ya ha emitido nuevas políticas que afectarán a los inmigrantes en todo el país. Varias horas después de la inauguración del presidente Biden, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) emitió un memorándum para detener las deportaciones por 100 días, a partir de esta semana.

El memorándum tiene como objetivo detener la mayoría de las deportaciones debido a “importantes desafíos operativos en la frontera suroeste, ya que se enfrenta a la crisis de salud pública mundial más grave en un siglo.” El objetivo general de esta política es garantizar un procesamiento legal y seguro en la frontera, restablecer procedimientos de asilo justos y priorizar la respuesta de la administración a la seguridad nacional y las amenazas a la seguridad pública.

Sin embargo, no se detendrán todas las deportaciones. Las deportaciones pueden continuar para los inmigrantes “que participan o son sospechosos de terrorismo o espionaje, que no estaban físicamente presentes en los EE. UU. el 1 de noviembre de 2020, o que han renunciado voluntariamente a cualquier derecho a permanecer en los EE. UU. consecuencias de la renuncia.”

Además, la pausa de deportación de 100 días no se aplica a los inmigrantes detenidos en la frontera. Desde marzo de 2020, la mayoría de los inmigrantes que fueron atrapados tratando de ingresar ilegalmente a los EE. UU. han sido expulsados ​​sin la capacidad de buscar ayuda migratoria. Esto se debió a que la Administración Trump dependió de la Orden del Título 42 del Centro de Control y Prevención de Enfermedades, que suspendió la entrada de ciertos inmigrantes debido a la pandemia de COVID-19.

En general, la introducción de esta pausa de deportación por parte del presidente Biden marca un cambio rápido de la postura de línea dura de la Administración Trump sobre la inmigración. Con suerte, el presidente Biden continuará cumpliendo su promesa de campaña de reformar el sistema de inmigración y garantizar la seguridad y los derechos de los inmigrantes en todo el país.

La Corte Suprema Abordará el Estatus de Protección Temporal (TPS) en Sánchez v. Wolf

El 8 de enero de 2021, la Corte Suprema de los Estados Unidos aprobó un auto de avocación en Sánchez v. Wolf, un caso que aborda si una concesión de Estatus de Protección Temporal (TPS) autoriza a los no ciudadanos elegibles a solicitar la residencia permanente legal. Puede encontrar una copia de la Petición aquí.

Actualmente, existe una división entre los Tribunales de Circuito de los EE.UU. en este tema. El Sexto y Noveno Circuito han sostenido que una concesión de TPS cuenta como una admisión para el ajuste del estatus. El Undécimo Circuito, sin embargo, ha sostenido que el TPS no constituye una admisión. Sánchez v. Wolf proviene del Tercer Circuito, mismo que se unió al Undécimo Circuito al sostener que TPS no constituye una admisión para propósitos de ajuste de estatus.

El Estatus de Protección Temporal (TPS) es una forma temporal de estatus migratorio otorgado a ciudadanos de ciertos países que se han considerado inseguros para regresar debido a conflictos armados, desastres ambientales u otras condiciones extraordinarias. El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) puede otorgar TPS a nacionales elegibles que ya se encuentran en los Estados Unidos, lo que les permite permanecer en el país y obtener autorizaciones de trabajo y viaje.

Sánchez v. Wolf plantea la cuestión de si un beneficiario de TPS puede solicitar un ajuste de estatus. Para ser elegible para el ajuste de estatus, el solicitante debe demostrar que fue inspeccionado y admitido o entró con la libertad condicional a los Estados Unidos bajo la Sección 245 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA). Los peticionarios en este caso argumentan que un inmigrante que no ha sido admitido, inspeccionado o entró con la libertad condicional a los Estados Unidos debería ser elegible para ajustar el estatus si se le ha concedido el TPS.

La decisión de la Corte Suprema tendrá grandes consecuencias para los beneficiarios de TPS. Si la Corte Suprema se pone del lado del Undécimo y Tercer Circuito, los beneficiarios de TPS que ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos no serían elegibles para solicitar la residencia permanente legal. Muchos beneficiarios de TPS han estado residiendo en los EE. UU. durante décadas y, una decisión desfavorable podría obligarlos a regresar a sus países de origen. El caso está actualmente pendiente y la Corte Suprema escuchará los argumentos orales en los próximos meses.

Actualizaciones del Centro de Soporte de Aplicaciones de USCIS para la Recopilación de Datos Biométricos

Desde el inicio de la pandemia de COVID-19, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) ha experimentado largas demoras en la programación de citas biométricas en los Centros de Soporte de Aplicaciones (ASC) en todo el país. USCIS suspendió temporalmente los servicios en persona entre marzo y junio de 2020 para garantizar la seguridad de los empleados y solicitantes en medio de la propagación de COVID-19.

Como resultado de la pandemia, USCIS canceló aproximadamente 280,000 citas biométricas. En julio de 2020, las oficinas de USCIS comenzaron a reabrir con capacidad limitada después de tomar precauciones de seguridad, incluida la instalación de pantallas protectoras y garantizar el cumplimiento de las pautas de distanciamiento social. De julio a septiembre de 2020, los centros de soporte de aplicaciones estuvieron operando al 50% o por debajo de su capacidad. Para octubre de 2020, la capacidad operativa aumentó al 65% de los niveles anteriores a COVID.

Para evitar más demoras en la captura de datos biométricos, USCIS ha comenzado a reutilizar datos biométricos capturados previamente cuando es posible para realizar verificaciones de antecedentes de los solicitantes. Al 29 de diciembre de 2020, USCIS no ha reprogramado todas las citas biométricas canceladas anteriormente. Actualmente, USCIS está programando actualmente aproximadamente 10,400 citas por día, mientras que más de 1 millón de solicitantes todavía están esperando citas biométricas.

Actualmente, USCIS está programando citas biométricas según el tipo de beneficio que se busca y, por lo general, en base al primero en entrar, primero en salir. Los tiempos de espera varían entre las oficinas de USCIS en todo el país. USCIS tampoco está procesando más citas sin cita previa para la recopilación de datos biométricos. La forma en que se desarrolle la propagación de COVID-19 en los próximos meses determinará si las demoras de USCIS continuarán o si los Centros de Soporte de Aplicaciones pueden aumentar su capacidad operativa en todo el país.

 

El Presidente Electo Joe Biden Sugiere Cambios de Inmigración Lentos

 

Durante toda su campaña y luego de su victoria en las elecciones presidenciales, Joe Biden ha prometido una reforma migratoria. Durante el último mes, nuestra oficina ha publicado varias publicaciones sobre la promesa del presidente electo de un cambio en el sistema de inmigración. Esta semana, el presidente electo Biden declaró que, aunque espera revertir el daño causado por la administración Trump, está considerando un enfoque lento para evitar una avalancha de “2 millones de personas en nuestra frontera.”

El presidente electo Joe Biden ha declarado anteriormente que planea eliminar la política de “Permanecer en México” establecida por la Administración Trump, la cual requiere que los migrantes centroamericanos permanezcan en México mientras se procesan sus solicitudes de asilo. Sin embargo, durante una conferencia de prensa en Wilmington, Delaware esta semana, Biden declaró, “Lo último que necesitamos es decir que vamos a detener de inmediato, ya sabes, el acceso al asilo de la forma en que se está administrando ahora y terminar con 2 millones de personas en nuestra frontera.”

En lo que respecta al cumplimiento de sus promesas de reforma migratoria, Biden también reveló que esto llevará tiempo, y dijo, “Es una cuestión de poner barreras de seguridad.” Si bien las promesas de reforma de Biden han sido una fuente de esperanza para muchos inmigrantes, sus declaraciones recientes muestran que el cambio no será rápido.

Los defensores de los inmigrantes han estado presionando al presidente electo Biden para que implemente cambios amplios en el sistema de inmigración, uno que la Administración Trump ha centrado en la detención y deportación durante los últimos cuatro años. Con respecto a los comentarios recientes de Biden, Kennji Kizuka, investigador senior y analista de políticas Human Rights First, afirmó, “Hay la necesidad de haber cierto sentido de urgencia. Hay muchos refugiados que están en peligro en México y que pueden ser procesados ​​de manera segura.”

Si bien el futuro está por verse, es vital que el presidente electo Joe Biden cumpla sus promesas de reformar la inmigración de una manera eficaz que garantice la seguridad y los derechos de los inmigrantes.

 

Juez Federal Ordena el Restablecimiento Total de DACA

El 4 de diciembre de 2020, el juez Nicholas G. Garaufis del Tribunal de Distrito de los EE. UU. Para el Distrito Este de Nueva York ordenó el restablecimiento completo del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). Puede encontrar una copia del orden aquí. Esta orden es una victoria para los beneficiarios de DACA y los jóvenes elegibles para DACA, ya que revierte los esfuerzos de la Administración Trump para poner fin al programa DACA durante los últimos tres años.

El presidente Barack Obama implementó el programa DACA en 2012. El programa protege de la deportación a los inmigrantes que fueron traídos ilegalmente a los Estados Unidos cuando eran niños y les ofrece permisos de trabajo. Para recibir DACA, los solicitantes deben demostrar varios requisitos, incluida la residencia continua en los EE. UU., la inscripción o graduación de la escuela secundaria y la falta de condena por delito grave. Puede encontrar una lista completa de los requisitos de elegibilidad aquí.

En su reciente decisión, el juez Garaufis ordenó al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que anunciara que estaba aceptando nuevas solicitudes de DACA. La Administración Trump en los últimos años limitó el programa DACA a renovaciones y la emisión de subvenciones y permisos de trabajo DACA a un año. En respuesta a esta orden, el DHS publicó un anuncio el 7 de diciembre de 2020, indicando que comenzaría a aceptar solicitudes de DACA por primera vez, solicitudes de libertad condicional anticipada, así como la extensión de las concesiones de estatus por un año y permisos de trabajo de uno a dos años.

Según National Public Radio, “DACA actualmente protege a unos 640.000 jóvenes inmigrantes indocumentados. En julio, se estima que 300,000 jóvenes que viven en los EE. UU. Son elegibles para el programa y aún esperan la oportunidad de presentar una solicitud. Eso incluye a 55.000 que han cumplido los requisitos de edad durante los últimos tres años.”

Si bien esta orden marca una victoria para el programa DACA, este no es el final del camino para el programa. DACA enfrenta un desafío legal en un caso diferente que será escuchado en Texas a finales de este mes, pidiendo que el programa se considere ilegal. Sin embargo, este litigio puede resultar inútil, ya que el presidente electo Joe Biden ya se ha comprometido a restaurar completamente el programa DACA. Si bien el futuro está por verse, se espera que sea mucho más brillante una vez que Joe Biden asuma el cargo en enero.

 

¿Cómo cambiará Joe Biden las políticas de inmigración?

Cuando Joe Biden preste juramento como el 46 ° presidente de los Estados Unidos el 20 de enero de 2021, enfrentará muchos desafíos: la pandemia de Coronavirus, el cambio climático global y la inestabilidad económica son probablemente las principales preocupaciones de su agenda.  Pero vale la pena considerar cómo las políticas y leyes de inmigración podrían cambiar bajo la Administración Biden.

Todavía no sabemos qué partido político controlará el Senado.  Georgia tiene una elección especial el 5 de enero de 2021 que determinará los ganadores de los dos escaños del Senado del estado.  Ambos candidatos demócratas tendrían que ganar para que el Senado termine con 50 senadores afiliados al Partido Demócrata y 50 Republicanos.  En ese escenario, la vicepresidenta electa Kamala Harris sería el desempate, dando a los demócratas el control del Senado.  Pero si uno o dos candidatos republicanos en Georgia ganan sus elecciones para el Senado, los Republicanos conservarán el control del Senado.

El control del Senado determinará cuánto podrá lograr Biden en materia de inmigración y muchos otros temas.

En cualquier caso, quizás uno de los primeros problemas de inmigración que abordará Joe Biden será simplemente lograr que los consulados de los Estados Unidos en todo el mundo regresen al trabajo y comiencen a emitir visas nuevamente.  Bajo la Administración Trump, el procesamiento de visas se ralentizó a un ritmo lento, especialmente para los solicitantes en África, Asia y América del Sur.  Los solicitantes en Haití, por ejemplo, recibieron un 67 por ciento menos de visas de inmigrante entre 2016 y 2019 que antes.  Los solicitantes en Irán experimentaron una caída de casi el 80 por ciento.  Y ese período de tiempo, por supuesto, fue antes de la pandemia de Coronavirus.

Para los solicitantes que solicitan la residencia permanente dentro de los Estados Unidos, Joe Biden deberá deshacer muchas de las políticas de Trump que ralentizaron al USCIS en el procesamiento de solicitudes.

Biden también enfrentará una crisis en la frontera entre Estados Unidos y México creada por Trump, cuyas políticas de castigo rechazaron a miles de solicitantes de asilo centroamericanos.  Muchas de esas personas se encuentran en condiciones peligrosas en México, esperando la oportunidad de simplemente pedir asilo en los Estados Unidos.

DACA es otro problema que Biden probablemente tratará de abordar.  Una solución duradera, un camino hacia la residencia permanente y la ciudadanía, requeriría la aprobación del Congreso.  Mientras tanto, Biden podría intentar deshacer el daño de Trump al programa DACA, tal vez devolviendo las renovaciones a períodos de dos años (en lugar de uno) y permitiendo solicitudes de personas que nunca han tenido DACA en el pasado.

Y hay aún más problemas de inmigración para Biden:  ¿Qué hacer con el muro fronterizo inacabado de Trump?  ¿Cómo deshacer la “prohibición musulmana” de Trump?  ¿Cómo devolver el programa de reasentamiento de refugiados a niveles normales después de que Trump lo recortara severamente?

Joe Biden deberá enfrentar todos estos problemas de inmigración, y más, en 2021 y más allá.