¿Qué es la Ley REAL ID?

Llevada acabo debido a los ataques el 11 de Septiembre 2001 por el terrorismo generado y aprobada después por el congreso en el 2005, la ley de REAL ID está hecha para establecer estándares en la expedición de licencias de conducir en los Estados Unidos.

El objetivo es eliminar el terrorismo de las aerolíneas aumentando los requisitos para obtener documentos oficiales y  que otorguen acceso en los aviones y oficinas federales.

Las oficinas del estado que emiten licencias y tarjetas de identificación, como la Secretaria de Estado (SOS), requieren cada vez más documentos para probar su residencia. Además las nuevas licencias tendrán mas candados se seguridad para evitar que sean falsificadas.

Al gobierno federal le ha llevado aproximadamente 15 años para poder implementar la ley en su totalidad estos debido a que cada estado tiene normas diferentes.  Sin embargo, todos los estados deberán cumplir con este requisitos a mas tardar el 1 de octubre de 2020.

Esta ley ha comenzado a ser más restrictiva básicamente para los inmigrantes indocumentados u otros inmigrantes que no pueden probar su estancia legal en el país, o carecen de un número de Seguro Social para obtener licencias de conducir estándares, afectando a migrantes de ciertos estados que con anterioridad no les era necesario un numero de Segurod Social para obtener sus licencias de manejar como California, Washington, Nevada entre otros.

Si usted no cumple con la Ley REAL ID antes de la fecha límite de su estado, deberá mostrar una forma alternativa de identificación para abordar un vuelo doméstico el cual puede ser su pasaporte vigente.  Contacte al consulado de su país más cercano para mayor información de como sacar su pasaporte.

Nuevo requisito de seguro de salud para una visa de inmigrante

La Administración Trump anunció recientemente una “proclamación presidencial” que entrará en vigencia el 3 de noviembre de 2019.  La proclamación requiere que ciertas personas demuestren que obtendrán un seguro de salud dentro de los 30 días de ingresar a los Estados Unidos, o que tienen suficiente dinero para cubrir sus costos de atención médica.  El nuevo requisito solo afecta a ciertas personas que solicitan visas de inmigrante en consulados estadounidenses fuera de los Estados Unidos.  Las personas que obtienen visas de inmigrante se convierten en residentes permanentes al ingresar a los Estados Unidos.

¿Quién no está sujeto a la nueva regla?

Primero, hablemos de las personas que no se verán afectadas por este nuevo requisito.  La proclamación no afecta:

  • personas menores de 18 años, a menos que estén acompañando a un padre or madre que también está solicitando una visa de inmigrante y que está sujeto a la proclamación
  • hijos de ciudadanos estadounidenses
  • personas adoptadas por ciudadanos estadounidenses
  • padres de ciudadanos estadounidenses, siempre que el “patrocinador demuestre a satisfacción del funcionario consular” que su atención médica “no impondrá una carga sustancial” en el sistema de atención médica de EE.UU.
  • personas que no solicitan visas de inmigrante.

¿Cómo cumplen los solicitantes el nuevo requisito?

Los solicitantes de visas de inmigrantes que están sujetos a la nueva regla deben convencer al funcionario consular de que cumplen con los requisitos de atención médica.  No está claro si el Departamento de Estado de EE.UU. establecerá estándares basados ​​en la proclamación.

Para cumplir con la regla, los solicitantes deberán demostrar (a) que estarán cubiertos por una póliza de seguro de salud aprobada dentro de los 30 días posteriores a su ingreso a los Estados Unidos, o (b) que tengan suficiente dinero para pagar “gastos médicos razonablemente previsibles”.

La proclamación enumera una variedad de planes de atención médica que calificarían, que incluyen:

  • un plan patrocinado por el empleador
  • el plan de un miembro de la familia
  • un plan sin subsidio del mercado individual
  • un plan a corto plazo que sea efectiva por al menos 364 días
  • un plan catastrófico
  • un plan ofrecido por las Fuerzas Armadas de EE.UU.
  • un plan bajo el Programa Medicare
  • cualquier otro plan que brinde “cobertura adecuada” según lo determinen los funcionarios estadounidenses

Tendremos que esperar y ver cómo los consulados de EE.UU. manejan esta nueva regla, a partir del 3 de noviembre de 2019.

Caos en la frontera: tribunales de carpas

En una publicación de blog anterior publicada en nuestro sitio web, discutimos la política Permanecer en México, formalmente conocida como los “Protocolos de Protección de Migrantes”.  Esta política obliga a los inmigrantes que buscan asilo en la frontera sur a esperar en México hasta que se programe una audiencia de asilo antes de un juez de inmigración.

El Observador de Texas informa que “a mediados de septiembre, más de 45,000 migrantes han sido devueltos a México para esperar sus procedimientos judiciales” de conformidad con la política Permanecer en México.

Como una expansión de esta política, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) ha construido lo que se conoce como “instalaciones de tribunales de carpas” a lo largo de varios puertos de entrada en la frontera sur, incluidos Laredo, Texas y Brownsville, Texas.  Las audiencias de inmigración se llevan a cabo en estas carpas aunque los jueces de inmigración no están físicamente presentes.  En cambio, los jueces de inmigración aparecen por teleconferencia desde tribunales de inmigración a millas de distancia.

Este proceso ha causado confusión entre los inmigrantes en la frontera sur, así como para los abogados de inmigración.  Lisa Koop, abogada del Centro Nacional de Justicia de Inmigración, describió su experiencia representando a inmigrantes en estos tribunales.  Según CNN.com, “Koop y sus clientes pudieron reunirse brevemente en salas pequeñas con aire acondicionado antes de las audiencias, que comenzaron a las 8:30 am.  Durante las audiencias, Koop describió cómo los migrantes vieron al juez de inmigración en una pantalla, pero no los abogados de Inmigración y Control de Aduanas, y agregó que “a menudo era difícil escucharlos”.

Actualmente, aproximadamente 19 jueces de tres tribunales de inmigración celebran audiencias por teleconferencia.  Se pueden ver en video.  Aunque se supone que los tribunales de inmigración están abiertos al público, el acceso a estas carpas se ha vuelto difícil porque están dentro de la propiedad de la Aduana y la Patrulla Fronteriza.  Se permite la entrada caso por caso, y los abogados deben presentar la documentación adecuada para ingresar a la instalación.  Si a una persona se le niega el acceso a las instalaciones de carpas, debe comparecer ante el tribunal de inmigración desde donde el juez de inmigración está llevando a cabo la teleconferencia para observar las audiencias.

Una juez de inmigración criticó la presencia de estos tribunales de carpas.  Ashley Tabaddor, una juez de inmigración en California y presidenta de la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, afirma: “Hemos visto una serie de problemas.  Uno tiene que ver con la gran cantidad de casos que los jueces están siendo asignados, solo [una] demanda insostenible para manejar dos, tres veces los casos que de otra manera serían asignados”.  Además agrega, “El otro gran problema tiene que ver con los desafíos logísticos que tienen los encuestados al tratar de obtener un abogado, lo que significa que los jueces tienen que soportar la peor parte de ese déficit”.

Está claro que la creación de estos tribunales de carpas por parte del DHS plantea muchos problemas para inmigrantes, abogados de inmigración y jueces de inmigración por igual.  Esta es otra forma en que la administración actual se ha dirigido a los solicitantes de asilo en un esfuerzo por disuadir la inmigración a los Estados Unidos.  Los inmigrantes que buscan asilo en la frontera sur se ven obligados a enfrentar más obstáculos que los muchos obstáculos que ya existen únicamente porque temen regresar a sus países de origen.  Se desconoce cuánto tiempo permanecerá vigente la política de Permanecer en México, pero por el momento, seguirá causando dificultades a los solicitantes de asilo y a los abogados que deseen representarlos.

La importancia de renovar DACA ahora

Ya no es posible solicitar DACA si aún no se le ha otorgado DACA.  Sin embargo, puede solicitar la renovación de su estado de DACA si se le ha otorgado DACA en el pasado.  Incluso si actualmente tiene DACA, e incluso si su estado actual de DACA es válido hasta fines de 2020, debe considerar solicitar la renovación de DACA ahora.

Este es el por qué.

La Administración Trump ha estado tratando de finalizar el programa DACA.  DACA, o Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, fue iniciada por el Presidente Obama en 2012 como una forma de proporcionar protección contra la expulsión y la autorización de empleo, para ciertas personas que ingresaron a los Estados Unidos antes de los 16 años y que tienen un título de secundaria o están estudiando para un título de secundaria o GED.

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos acordó escuchar los argumentos en caso de que decida si el programa DACA sobrevive o si finaliza por completo.  Está previsto que el caso se discuta en el Tribunal Supremo el 12 de noviembre de 2019.  Después de la discusión, el Tribunal Supremo considerará el caso y eventualmente emitirá una decisión.  No sabemos cuándo el Tribunal Supremo emitirá la decisión, pero estamos casi seguros de que la decisión se anunciará entre diciembre de 2019 y junio de 2020.

No sabemos cómo decidirá el Tribunal Supremo sobre el caso.  Sin embargo, creemos que existe una posibilidad significativa de que la decisión de la Corte Suprema ponga fin al programa DACA.

Si la decisión del Tribunal Supremo termina el programa DACA, la siguiente pregunta es: ¿Qué pasa con las personas que actualmente tienen DACA? La respuesta es, no lo sabemos.  Pero esperamos que el gobierno de EE.UU. permita a aquellos que actualmente tienen DACA mantener su estado de DACA hasta el vencimiento de sus tarjetas de autorización de empleo.

Entonces, ¿cuál es el punto de aplicar ahora para renovar DACA?

Si solicita ahora para renovar DACA, antes de que el Tribunal Supremo emita una decisión que podría finalizar el programa DACA, entonces su solicitud podría ser aprobada, y esperamos que al menos pueda tener su estado renovado de DACA al vencimiento de su nueva tarjeta de autorización de empleo.

En otras palabras, solicitar ahora para renovar DACA podría darle la oportunidad de tener el estado de DACA por un poco más de tiempo.

Nuevamente, no sabemos cuál será la decisión del Tribunal Supremo, y ​​no sabemos cómo afectará la decisión del Tribunal Supremo a las personas que actualmente tienen DACA.  Pero creemos que es una buena idea que considere solicitar la renovación de DACA ahora, mientras aún puede hacerlo.

Estamos aquí para usted

En los últimos meses, hemos estado publicando sobre las muchas formas en que la Administración Trump está cambiando las políticas para hacer la vida más difícil para los inmigrantes.  Parece que cada semana, e incluso todos los días, hay un nuevo anuncio de un cambio para peor.  Algunos ejemplos recientes incluyen muchos cambios que hacen que sea cada vez más difícil solicitar asilo, lo que dificulta los requisitos de apoyo financiero para los solicitantes de la residencia permanente, el final de un programa humanitario para permitir que las personas estén aquí para recibir tratamiento médico y la expansión del uso de “expulsión acelerada”.

Los continuos anuncios de nuevas y diferentes formas de lastimar a los inmigrantes pueden ser agotadores y desmoralizadores.  Si usted se siente así, lo entendemos.  Estamos en medio de un momento difícil para los inmigrantes, no solo en los Estados Unidos, sino en muchos países del mundo.  La propaganda antiinmigrante parece estar en aumento en todas partes.

En nuestra oficina, nuestro compromiso con usted es que trabajaremos duro con usted para hacer todo lo posible para ayudarlo en su lucha.  Nunca vamos a endulzar nuestra evaluación de su situación.  Siempre le damos una evaluación honesta de su situación y de cómo podemos ayudarlo.  A veces hay un camino a seguir.  Y, desafortunadamente, a veces necesitamos explicar que en algunos casos no hay una manera de ayudarlo.  Nuestra política es escucharlo con atención, hacerle preguntas y buscar documentos para obtener una visión completa y realista de su situación, y luego explicarle cómo podríamos ayudarlo.  Luego, nos ponemos a trabajar para brindarle los mejores servicios legales que podamos.

Aunque las cosas son difíciles en este momento, esperamos que el futuro sea más brillante.

Si su caso involucra una solicitud de residencia permanente, un perdón, eliminación de condiciones de residencia permanente, naturalización, asilo, procedimientos de expulsión en el Tribunal de Inmigración, una apelación de BIA, una apelación de un tribunal federal, una petición de hábeas corpus u otra acción de un tribunal federal, por favor entienda que estamos aquí para usted.

Cambio repentino de políticas sobre acción diferida

USCIS anunció recientemente que dejará de manejar las solicitudes de “acción diferida” no militar.  La acción diferida es una forma de alivio temporal de la deportación para inmigrantes que enfrentan circunstancias especiales y a menudo potencialmente mortales.

Se informa que se otorgaron acciones diferidas para 20,000 inmigrantes de 2012 a 2016.  Las acciones diferidas no confieren un estatus legal a un inmigrante y no conducen a la residencia permanente.  Pero aquellos con acción diferida no tendrán procedimientos de expulsión iniciados contra ellos y serán considerados legalmente presentes en el país.  Una concesión de acción diferida tampoco excusa ningún período pasado de presencia ilegal.  Las solicitudes de acción diferida se manejan caso por caso y pueden renovarse y cancelarse en cualquier momento.

USCIS no dio aviso público por adelantado de este cambio en la política.  En cambio, las personas que han dependido durante mucho tiempo de esta forma de alivio de inmigración o que recientemente habían presentado solicitudes de acción diferida recibieron cartas de rechazo por correo de USCIS, indicando que la agencia ya no está procesando dichas solicitudes.  El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ahora asumirá la responsabilidad de estas solicitudes de acción diferida a pesar de que las cartas de denegación enviadas por el USCIS no declararon este hecho.  Además, ICE es una agencia que detiene y deporta a innumerables inmigrantes cada día.  Es comprensible que las personas sin estatus legal en los Estados Unidos duden en solicitar una acción diferida de la misma agencia que podría detenerlos y deportarlos.

Es importante tener en cuenta que esta política no afecta la acción diferida relacionada con miembros militares o DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia).  Sin embargo, esta política afectará negativamente a una población vulnerable de inmigrantes que es poco probable que tengan otra forma de ayuda de inmigración disponible, incluidos los niños que enfrentan condiciones médicas graves como cáncer, epilepsia, fibrosis quística y VIH y que no pueden regresar a sus propios países de forma segura.  Estas personas ahora estarán en riesgo de ser deportadas.

Este cambio repentino en la política es otro ataque dirigido por la Administración Trump contra la inmigración legal.  Cambios de política como este continúan colocando a los inmigrantes vulnerables, incluidas las personas con enfermedades potencialmente mortales, en riesgo de deportación.  Solo el tiempo dirá hasta dónde llegará esta administración para limitar injustamente las vías de alivio para los inmigrantes en los Estados Unidos.

La nueva regla de Trump sobre la “carga pública”

Recientemente escribimos sobre el cambio de política de la Administración Trump con respecto a cómo los funcionarios de inmigración de los Estados Unidos determinarán quién podría considerarse “inadmisible” por motivos de “carga pública”.  Ahora que se ha publicado el cambio de política, proporcionamos más información aquí.

Tenga en cuenta que la regla es muy larga y contiene muchos detalles y complejidades.  Esta publicación está destinada a proporcionar una visión general.  Esta publicación no es un consejo legal.

La nueva regla de Trump entrará en vigencia el 15 de octubre de 2019.  Las demandas que desafían la nueva política ya se han presentado, y es probable que haya más demandas.  Entonces, aún no sabemos si el cambio de política entrará en vigencia el 15 de octubre de 2019 o no.  Por ahora, es justo decir que podría entrar en vigencia en esa fecha, y debemos estar preparados para ello.

¿A quién afecta?

Analicemos quién se ve afectado por la nueva regla y quién no.  La nueva regla se aplica a las personas que solicitan el estado de residente permanente, también conocido como estado de “tarjeta verde”.  Las personas presentan su solicitud dentro de los Estados Unidos o en un consulado de los Estados Unidos en un país fuera de los Estados Unidos.  La nueva regla también se aplica a las personas que tienen una visa de no inmigrante y que buscan extender su estatus de no inmigrante o cambiarlo de una categoría a otra.

La regla no se aplica a las personas que ya son residentes permanentes (incluidos los residentes permanentes con condiciones que tienen una tarjeta de residencia permanente válida por dos años).

Parece que la nueva regla podría aplicarse a los residentes permanentes que regresan a los Estados Unidos después de un viaje y que se consideran solicitantes de admisión a los Estados Unidos.  Esta situación podría ocurrir si un residente permanente realiza un viaje que dura más de 180 días, o comete un delito antes o después de un viaje fuera de los Estados Unidos, y ciertas otras circunstancias.

La regla tampoco se aplica a asilados y refugiados.  La regla tampoco se aplica a los ciudadanos estadounidenses.

La nueva regla de Trump establece que los funcionarios de inmigración de EE.UU. solo considerarán los beneficios públicos recibidos directamente por la persona que solicita el estatus de residente permanente, o cuando esa persona figure como beneficiario del beneficio público.  Si hay otras personas en el hogar que reciben beneficios públicos, eso no causará un problema para la persona que solicita el estatus de residente permanente, a menos que él o ella figure como beneficiario del beneficio público.

¿Cómo cambia la nueva regla las cosas?

Bajo la nueva regla, una persona es designada como “carga pública” si recibe uno o más beneficios públicos designados por más de 12 meses en total dentro de cualquier período de 36 meses.  Si una persona recibe dos beneficios diferentes en un mes, eso cuenta como dos meses.  Los “beneficios públicos” incluyen:

  • Beneficios en efectivo para el mantenimiento de ingresos, incluido cualquier programa federal estatal o local, como SSI (Seguridad de Ingreso Suplementario) y TANF (Asistencia Temporal para Familias Necesitadas)
  • SNAP (Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria) (conocido como “cupones de alimentos”)
  • La mayoría de las formas de Medicaid
  • Sección 8 Asistencia de Vivienda
  • Ciertas otras formas de vivienda subsidiada

La nueva regla determinará si un solicitante de residencia permanente es probable que se convierta en una carga pública en cualquier momento en el futuro.  Como mínimo, los funcionarios de inmigración de los Estados Unidos deben considerar:

  • Edad: Se considera que las personas menores de 18 años o mayores de 62 tienen más probabilidades de convertirse en una carga pública.
  • Salud: Las personas diagnosticadas con una afección que requiere tratamiento extenso se considera más probable que se convierta en una carga pública.
  • Educación y habilidades: Historia de empleo en los últimos 3 años; nivel educativo, habilidades ocupacionales, dominio del inglés.
  • Bienes, recursos y estado financiero: Los funcionarios de inmigración de Estados Unidos tendrá en cuenta:
    • El historial de crédito del solicitante y su puntaje de crédito en los Estados Unidos.
    • hipotecas, préstamos para automóviles, hijos no pagados o manutención conyugal, impuestos no pagados, deudas de tarjetas de crédito.
    • capacidad de pagar los costos médicos asociados con afecciones médicas.

¿Cuáles son los factores más importantes?

La nueva regla describe ciertos factores que “pesarán mucho” en la decisión de si una persona es probable que se convierta en una carga pública.

Factores negativos muy ponderados:

  • El solicitante no es un estudiante de tiempo completo y está autorizado para trabajar, pero no puede mostrar empleo actual, empleo reciente o una perspectiva razonable de empleo futuro.
  • El solicitante ha recibido o ha sido aprobado para recibir uno o más beneficios públicos durante más de 12 meses en conjunto dentro de los últimos 36 meses.
  • El solicitante ha sido diagnosticado con una afección médica que probablemente requiera un tratamiento médico extenso que interferirá con la capacidad de mantenerse, asistir a la escuela o al trabajo, y el solicitante no tiene seguro y no es probable que obtenga un seguro o que pague para atención médica.

Factores positivos muy ponderados:

  • El hogar del solicitante tiene ingresos y / o activos que equivalen al menos al 250 por ciento de las Pautas federales de pobreza para el tamaño del hogar.
  • El solicitante está autorizado para trabajar y actualmente está empleado con un ingreso anual de al menos 250 por ciento de las Pautas federales de pobreza para el tamaño del hogar.
  • El solicitante tiene un seguro de salud privado, que no incluye un seguro para el cual el solicitante “recibe subsidios en forma de créditos fiscales de prima bajo la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible”.

Bonos de carga pública

Los funcionarios de inmigración de los Estados Unidos pueden, en algunos casos, permitir que los solicitantes presenten un bono de carga pública de al menos $ 8,100, que se mantendrá hasta que el USCIS otorgue una solicitud para cancelar el bono.

Los bonos pueden cancelarse después de que el solicitante:

  • se convierte en ciudadano estadounidense,
  • sale permanentemente de los Estados Unidos,
  • muere, o
  • completa 5 años como residente permanente.

Estamos aquí para usted.

Es probable que la nueva regla signifique cambios significativos en el proceso de solicitud de residencia permanente.  Como se señaló anteriormente, las demandas que impugnan la nueva regla pueden retrasar o incluso impedir la implementación de la nueva regla.  Continuaremos estudiando la situación y trabajaremos con usted para brindarle servicios legales de alta calidad para su asunto de inmigración.

¡Bienvenido Gilberto!

¡Tenemos la suerte de tener a Gilberto Carranza como nuestro nuevo asistente legal!  Gilberto Carranza estudió y obtuvo su titulo con honores en Relaciones Internacionales por la Universidad Autónoma de Baja California. Es un profesionista que habla diferentes idiomas y conoce extensamente procesos gubernamentales. El se mudó a Michigan en 2014 para trabajar para el Consulado de México en Michigan, revisando aplicaciones de pasaportes y visas y proveyendo información migratoria dependiendo cada caso. Gilberto obtuvo mas de 5 años de experiencia en ese campo.

El es un voluntario activo del Club Rotario Internacional y colabora con proyectos sociales desde que tenía 16 años. Después de unos años de ser parte del Club Rotario Gilberto fundó un Club Rotaract en Mexicali convirtiéndolo como presidente del Club Rotaract Mexicali Oeste.

Gilberto habla Español, Ingles, Alemán y portugués, y habla un poco de francés. Su pasatiempo favorito es viajar y le gusta mucho conocer cultura local, personas y nuevos lugares. El ha vivido en Alemania, Brasil, y Argentina. Michigan será su casa permanente desde que se casó con un Michigander en 2018.

El cambio (¡malo!) de la administración Trump sobre la “carga pública”

El término “carga pública” se usa en la ley de inmigración para referirse a una persona que probablemente dependerá principalmente del gobierno para recibir asistencia mediante la recepción de asistencia en efectivo o atención a largo plazo a expensas del gobierno.

Se considera si es probable que alguien se convierta en una carga pública cuando una persona solicita una visa de no inmigrante o inmigrante para ingresar a los Estados Unidos y cuando solicita un ajuste de estatus (para obtener una tarjeta verde).  Un oficial de inmigración debe observar la totalidad de las circunstancias al decidir si una persona se convertirá en una carga pública.  Pueden considerar factores como la edad, la salud, el estado familiar, los activos, los recursos, el estado financiero y la educación y las habilidades en su análisis general.  Cualquier persona que se considere una carga pública no podrá obtener el beneficio de inmigración que está buscando.

El 10 de octubre de 2018, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) introdujo una nueva regla con respecto a la carga pública.  La regla pronto entrará en vigencia.  Es probable que la regla afecte negativamente a muchos inmigrantes al expandir la lista de programas financiados con fondos públicos que los oficiales pueden considerar al decidir si alguien se convertirá en una carga pública.  Según la regla propuesta, el uso pasado y actual de Medicaid, el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, anteriormente conocido como Cupones para Alimentos), la asistencia de vivienda de la Sección 8 y el Subsidio por Bajos Ingresos para el beneficio de medicamentos recetados de la Parte D de Medicare se pueden usar como evidencia de que un solicitante de tarjeta verde o visa es inadmisible bajo la carga pública.

La propuesta del DHS también permitiría a los oficiales de inmigración considerar el dominio del inglés y el uso de toda la ayuda en efectivo, incluidos los programas de asistencia en efectivo estatales y locales.

Bajo la regla del DHS, se consideraría no solo si un solicitante era tan pobre que probablemente recibiría ciertos beneficios del gobierno de los EE.UU., sino también si el solicitante ya recibió estos beneficios.

Si bien la regla propuesta por el DHS sigue en desarrollo, el Departamento de Estado ya ha revisado el Manual de Asuntos Exteriores para ajustar el análisis de la carga pública.  Los consulados de EE.UU.  En todo el mundo ya han estado aplicando estas nuevas políticas, lo que ha llevado a un aumento en la denegación de visas.  Desde octubre de 2018 hasta julio de 2019, el Departamento de Estado ha denegado 5.343 solicitudes de visa de inmigrante para ciudadanos mexicanos por motivos de carga pública.  ¡Eso es más que solo siete negaciones en 2016!

Los consulados de EE.UU.  En otros países también han comenzado a denegar a más solicitantes de visa por motivos de carga pública.  Por ejemplo, los consulados de EE.UU.  en Bangladesh y Pakistán rechazaron a más de 2.700 solicitantes en el año fiscal más reciente, un fuerte aumento con respecto a años anteriores.

Este nuevo cambio en la evaluación de la carga pública es solo una de las numerosas acciones que la Administración ha tomado y continuará para restringir la inmigración a los Estados Unidos.  Lamentablemente, muchas familias inmigrantes están sufriendo los efectos.

La nueva (¡mala!) política de Trump sobre la “expulsión acelerada”

La Administración de Trump recientemente anunció una nueva política con respecto a la “expulsión acelerada” (“expedited removal” en inglés), que se hace efectiva inmediatamente, que permite a los funcionarios de inmigración de los EE.UU. expulsar a las personas de los Estados Unidos, sin ninguna audiencia y sin ninguna revisión, a menos que puedan demostrar que han estado físicamente presentes en el Estados Unidos por al menos dos años.

Es prácticamente seguro que las demandas serán presentadas por no ciudadanos que intenten bloquear esta nueva política, pero se desconoce el resultado de esas demandas.

Es de vital importancia que todas las personas en los Estados Unidos sin autorización lleven consigo pruebas de que han estado en los Estados Unidos durante al menos dos años.  Algunos ejemplos de documentos para demostrar la presencia física incluyen declaraciones de impuestos, recibos de pago, facturas médicas, facturas de servicios públicos, arrendamientos o cualquier otro documento que tenga su nombre, una fecha y una dirección en los Estados Unidos.

También es de vital importancia llevar consigo, en todo momento, una forma de identificación válida, como un pasaporte válido, licencia de conducir, tarjeta de identificación estatal o alguna otra forma de identificación válida emitida por una oficina del gobierno.

Recuerde que si se encuentra con funcionarios de inmigración de EE.UU., tiene derecho a permanecer en silencio. Sin embargo, los funcionarios de inmigración, utilizando esta nueva política, podrían concluir que no ha establecido su identidad y que no ha establecido que ha estado físicamente presente en los Estados Unidos.

Si elige hablar con los funcionarios de inmigración de EE.UU., debe decir la verdad.  Si puede establecer su identidad y si puede establecer en la documentación que ha estado físicamente presente en los Estados Unidos durante al menos dos años, no debe estar sujeto a una expulsión acelerada.  Aún podría estar sujeto a arresto, pero tendría derecho a tener una audiencia en el Tribunal de Inmigración.